Que se viene en la ley general de Pesca y Agricultura de Chile

Publicado el 3 abril 2010
Archivado en Sebastián Acuña | Salir del comentario

Con un récord de asistencia -más de 350 personas- se realizó ayer la I Conferencia SalmonChile-AQUA, donde se debatió sobre los “Alcances y Desafíos de la Ley General de Pesca y Acuicultura”, cuyo principal objetivo fue difundir las modificaciones que experimentó la normativa legal recientemente aprobada por el Congreso, con especial énfasis en las materias que interesan a la industria del salmón chilena para retomar el dinamismo y dejar atrás la crisis del virus ISA.

El evento, que se realizó en el hotel Cumbres Patagónicas de Puerto Varas (Región de Los Lagos) fue organizado por la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) en conjunto con TechnoPress S.A. (casa editorial de revista AQUA), quienes se unieron en una alianza estratégica para efectuar una serie de conferencias tendientes a abordar y generar instancias de debate sobre los principales temas que involucran al sector. A su vez, el encuentro contó con el auspicio de BioMar Chile, Crandon Chile, Novartis y SalmonOil.

En la ocasión, el intendente de la Región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, saludó a los asistentes, lamentando la compleja situación por la que está pasando la salmonicultura nacional y manifestado su compromiso para trabajar en su recuperación. Comentó que, desde la Intendencia, se preocupará de fomentar el desarrollo sustentable de la industria y de tratar de reactivar el empleo. Asimismo, destacó la necesidad de contar con un cuerpo legal coherente y que, en la práctica, permita lograr un real progreso.

El extenso trámite de la ley

Durante el evento, el presidente de SalmonChile, César Barros, analizó el largo proceso que significó la aprobación de las modificaciones a la LGPA en materia de acuicultura, siendo que éstas eran consideradas como un aspecto clave para avanzar en la recuperación del sector. Comentó que, en primer lugar, uno de los factores que jugó en contra fue que el trámite haya coincidido con un año electoral, donde muchos parlamentarios trataron de “quedar bien con grupos de importancia electoral”, respondiendo así a grupos de presión que tradicionalmente se han enfrentado a la salmonicultura.

No obstante, Barros destacó el compromiso de la ex Presidenta, Michelle Bachelet, quien siempre impulsó el proyecto y trabajó para que el 10 de marzo pasado -un día antes del cambio de mando y en medio de la catástrofe que significó el terremoto- se aprobara finalmente el cuerpo legal.

Respecto de las modificaciones que se hicieron, comentó que lo que se obtuvo “no fue una ley perfecta. Se infectó de política y de ideología. Pero en lo grueso entra a solucionar muchas cosas. Por ejemplo, da vida legal a los barrios y a los descansos obligatorios; refuerza normativas que sin la ley carecían de apoyo legal; entrega un valor económico a las concesiones al crear un mercado de éstas; y facilita la transacción y relocalización de ellas, sin lo cual el sistema de barrios sería impracticable”.

Felipe Sandoval, secretario ejecutivo de la Mesa del Salmón y uno de los principales impulsores del proyecto de ley -cuya labor fue reconocida en público por Pablo Galilea y César Barros- hizo un análisis personal sobre lo ocurrido con la larga tramitación. Explicó los acuerdos políticos a los que hubo que llegar para destrabar el proceso, confesando que se trató de una negociación compleja y no exenta de dificultades.

Al igual que Barros, Sandoval expuso que para la aprobación de las modificaciones, fue fundamental el apoyo de la ex Administración de Michelle Bachelet y sus ministros de Hacienda y Economía, así como la colaboración de personas de la Corfo y Fundación Chile, quienes también ayudaron en ciertas gestiones. A ello, se sumó el trabajo especializado de la Mesa del Salmón, que tuvo dedicación exclusiva en el tema y el convencimiento de los trabajadores de que sin ley sería muy difícil reactivar el empleo. También destacó la neutralización de la pesca artesanal, que finalmente disminuyó su presión en contra del proyecto y permitió un avance, así como el diálogo abierto que hubo con distintas Organizaciones no Gubernamentales.

Para el representante de la Mesa del Salmón, la gran dificultad que afectó la pronta aprobación de la LGPA no estuvo centrada solamente en la hipoteca y la transferencia de las concesiones, como se decía, sino que “el problema era la industria”. Explicó que, en general, se vio que muchos actores apoyaban el cuerpo legal, pero que pocos lo expresaban en el discurso, pues preferían mantenerse neutrales públicamente. Se preguntó, por ejemplo, qué pasó con los alcaldes y otros miembros de la comunidad que no estuvieron presentes, así como los trabajadores, que tampoco manifestaron fuertemente su apoyo. “Este es un problema de mediano y largo plazo y hay que enfrentarlo. Hay que tender hacia una mayor alianza con la comunidad”, sostuvo Sandoval.

Barros reconoció este conflicto y manifestó que, realmente, no hay diagnóstico certero frente a lo que ha sucedido con la industria en las regiones del sur. Lo cierto es que el tema está causando inquietud y existe la voluntad de estudiarlo y buscar mejores relaciones con la comunidad a futuro.

El camino que viene

“La aprobación de este cuerpo legal, es sólo un hito en el camino. Falta la tremenda labor de hacer las regulaciones que la hacen posible”, dijo César Barros. Afirmó que a partir de ahora deberían emanar nuevas normativas que hagan posible cumplir con la ley y que, al mismo tiempo, se espera un cambio al interior del Gobierno, de las empresas y proveedores para que haya una real adaptación a la norma.

“El camino que queda es largo. Depende de nosotros, los empresarios; del regulador, que es el Servicio Nacional de Pesca; y del Gobierno y su liderazgo, que se hagan los cambios, así como de los bancos y de los financistas”, argumentó el representante de SalmonChile.

Los puntos claves del cuerpo legal

Revisando en detalle los cambios que se incorporaron a la LGPA, el asesor legal de SalmonChile, Javier Ovalle, relató que en el nuevo cuerpo legal se puede observar una primacía de la zonificación por sobre las Áreas Aptas para la Aacuicultura, ya que el nuevo esquema cuenta ahora con el rango legal necesario para su concreción. Asimismo, dijo que hay una preeminencia de la pesca artesanal, ya que ésta adquirió derechos en relación a los bancos naturales y caladeros de pesca. También habría una preponderancia del ámbito sanitario y ambiental, ya que se incorporan restricciones en el uso de lagos y el reordenamiento involucra conceptos destinados a tener mejores prácticas de producción.

En tanto, el también asesor legal de SalmonChile, Álvaro Varela, enfatizó que el proyecto aprobado está marcado por el nuevo enfoque que se otorga a la actividad, que pasa desde una visión individual a una grupal, a través del sistema de producción por agrupaciones de concesiones. También destacó los descansos sanitarios que tendrán que adoptar las compañías y las reformas sustanciales a la fiscalización que ejerce el Servicio Nacional de Pesca, lo que, sin duda, cambiará el rostro de la salmonicultura local.

La nueva institucionalidad

En uno de sus primeros encuentros con los salmonicultores, el recién nombrado subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, quién también participó en la conferencia, se refirió a los desafíos que imponen las modificaciones a la LGPA al nuevo Gobierno. En primer lugar, la autoridad informó que, desde su llegada, ha estado reclutando a profesionales de primer nivel para que se desempeñen en la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) e incentivando el trabajo de otros valiosos funcionarios que ya estaban en la institución y que podrán seguir siendo un importante aporte; todo con el fin de que “el Departamento de Acuicultura esté a la altura de las necesidades”.

El subsecretario explicó que, una vez que se promulguen los cambios a la LGPA, la Subpesca se concentrará en cinco líneas de trabajo, las que consideran: la dictación de la normativa complementaria para que la nueva salmonicultura pueda concretarse en la práctica; la operación de las agrupaciones de concesiones, incorporando aspectos ambientales y sanitarios; el emplazamiento de las concesiones, donde se verá, por ejemplo, la zonificación de la Región de Magallanes; la adecuación de la institucionalidad pública, con el fin de que esta cuente con los recursos necesarios para enfrentar esta crisis y se pueda ejercer un mejor control y fiscalización; y, finalmente, la difusión de la realidad de la industria del salmón, de modo que la comunidad no tenga dudas del desempeño del sector.

Al concluir, Galilea hizo un llamado a los salmonicultores a tratar con responsabilidad los temas ambientales que involucran a la industria, actuar con disciplina y, por sobre todo, respetar la ley que se acaba de aprobar y que se espera que pronto sea promulgada.

El concurrido evento finalizó con un panel de discusión, donde participó César Barros, Felipe Sandoval, Javier Ovalle, Álvaro Varela, Felipe Palacio, José Miguel Burgos y Jéssica Fuentes.

La gerente general de TechnoPress, Margarita Vergara, fue la encargada de cerrar la conferencia, agradeciendo la confianza depositada en su empresa y en este nuevo emprendimiento que decidieron llevar a cabo producto de la invitación realizada por SalmonChile. De igual manera, invitó a los asistentes a reservar en sus agendas los días del 20 al 23 de octubre, que es cuando se realizará la feria internacional AQUA SUR 2010 en la ciudad de Puerto Montt.

Comentarios

No hay mas respuestas