¿Aceite de oliva o de girasol?

Publicado el 4 noviembre 2012
Archivado en Silvia Guardiola | Salir del comentario

 

Entramos en la cocina, empezamos a preparar cualquier cosa para satisfacer a nuestro estómago y al final siempre acabamos con la misma pregunta rondando nuestras cabezas: ¿Aceite de oliva o de girasol?

El aceite es un elemento esencial en la cocina mediterránea, existen infinidad de platos a los que añadimos este líquido. Ambos son ricos en ácidos grasos que ayudan al buen funcionamiento de nuestro organismo y son buenos buenos para la salud en cantidades adecuadas.

Cuando pensamos en los distintos aceites, no debemos olvidarnos de que la procedencia en ellos es distinta. El aceite de oliva procede de un fruto, conocido por todos, la oliva. Éste se obtiene machacando el fruto. En cambio, el aceite de girasol se obtiene de una semilla, la pipa del girasol. Esta diferencia hace que la composición y la textura sean diferentes.

Por su parte, el aceite de girasol crudo contiene altas dosis de nutrientes que nos ayudan a regular nuestro organismo. Además, fortalece los tejidos de la piel y ayuda a conservar la juventud debido al alto contenido en vitamina E.

En cuanto al aceite de oliva, ayuda al buen funcionamiento del organismo debido al alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados. Estos ácidos ayudan al sistema circulatorio y a la actividad celular. Además, es beneficioso para reducir los niveles de colesterol.

También podemos destacar que el aceite de oliva consumido en ayunas es un excelente laxante y que a la hora de cocinar es la mejor elección debido a que aguanta mucho mejor las altas temperaturas sin perder ninguna de sus cualidades.

En definitiva, podemos decir que ambos tipos de aceite son perfectos para el organismo y lo importante es saber usarlos en su justa medida para que ayuden a un mejor funcionamiento de nuestro organismo y nos aporten los  nutrientes necesarios para mejorar nuestra salud.

 

Comentarios

No hay mas respuestas