migas narradas

Ayer, pase la tarde desmigando un pan de pueblo, de esos de tahona, que ya llevaba tres o cuatro días en la despensa, asentao que se dice, y lo deje reposar en un barreño, goteado con agua y vino blanco, pero sin llegar a bañarlo, solo dándole un toque de rocío mañanero. Enciendo la hoguera, […]